[Actualización] ¿Qué puede comer un diabético?

¿Qué puede comer un diabético? Son muchas las personas que se hacen esta pregunta a diario, y sin duda, para esas personas que padecen esta enfermedad es de vital importancia conocer los alimentos que están o no permitidos en su dieta. Hoy, como empresa especializada en asistencia social, queremos daros las claves para gozar de buena salud con diabetes.

La epidemia del siglo XXI, el “asesino silencioso”, “diabesidad” estos son algunos apelativos de la diabetes por estar relacionada con una nutrición incorrecta, con ingesta de demasiadas grasas, exceso consumo de azúcar y una vida sedentaria. Además la diabetes no da la cara, no nos hace sentir mal hasta que a veces es ya tarde.

Se estima que casi la mitad de la personas con diabetes, no sabe que la padecen.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es un desorden metabólico en el cual el cuerpo no consigue regular la cantidad de azúcar de la sangre, de forma que estará siempre demasiado elevado.

Cuando decimos azúcar de forma coloquial nos estamos refiriendo a la glucosa, mientras que el azúcar que tenemos en la sangre se llama glucemia. Por último, si este azúcar en sangre es demasiado alto provoca hiperglucemia.

Para comprender mejor la diabetes, empezaremos por explicar cómo es el proceso de obtención de la glucosa a través de la ingesta de alimentos para obtener energía:

  1. La glucosa que circula por la sangre proviene de alimentos con hidratos de carbono.
  2. Los hidratos de carbono son cadenas más o menos largas de glucosa.
  3. Nuestro sistema digestivo corta las cadenas de los hidratos de carbono que hemos ingerido, y envía la glucosa a través de la sangre hasta las células para darle energía.
  4. Una vez la glucosa llega a la sangre, la insulina hace de llave para que la glucosa entre dentro y obtenga la energía.

Las personas con diabetes tienen un problema con la insulina, de modo que la glucosa no consigue entrar en la célula y se queda circulando por la sangre provocando una hiperglucemia constante.

Claves para gozar de buena salud con diabetes

  • Comer alimentos saludables: aumentar el consumo de frutas y verduras frescas, reducir los alimentos procesados, y la comida basura. Te aconsejamos que hagas una lista de todos los alimentos que come tu familia en una semana y después hables con tu familia sobre los cambios que hay que hacer.
  • Reducir el consumo de los alimentos con almidón, como el arroz, patatas y plátanos que se convierten en azúcar en el cuerpo. Preferir las proteínas como el pescado, el huevo, la carne, las nueces, las semillas, o la soja no elevan el nivel de azúcar en la sangre y ayudan a combatir la diabetes.
  • Evitar saltarse comidas: que pueden producir la reducción del nivel de azúcar en la sangre, o hacer que coma demasiado en la siguiente comida. Comer demasiado en una sola vez eleva el nivel de azúcar en la sangre. Comer la misma cantidad 3 veces al día o comer comidas más pequeñas 4 veces al día, ayuda a mantener el azúcar en la sangre más estable.
  • Hacer más ejercicio: mantiene el azúcar en la sangre bajo. Es importante hacer por lo menos algo de movimiento cada día, y no solo de vez en cuando. Caminar rápido, bailar, hacer deporte o cualquier ejercicio que haga que los latidos de corazón sean más rápidos durante por los menos 30 minutos.
  • Reducir los niveles de estrés: que también elevan el azúcar en al sangre; si le preocupa algún tema, hable con alguna persona de confianza, le ayudará a liberarse, ¡pida ayuda!

¿Qué puede comer un diabético?

Todos estos hábitos de vida nos permitirán mantener a raya nuestro peso y convivir con la diabetes. Es necesario también hacerse los controles de glucosa y seguir las pautas que nos diga el médicos.

Ahora que ya sabes que puede comer un diabético, come sano, haz ejercicio y hazte controles de glucosa para medir tu azúcar en sangre y evita consecuencias mayores, ¡no corras riesgos! Ser diabético y estar sano es posible.

Alimentos permitidos para personas con diabetes

Controlando la alimentación se consigue controlar la glucemia. Para ello, se requiere un control de la ingesta de glucosa estableciendo horarios y raciones. Los hidratos de carbono son el nutriente que más afecta a la glucemia, y los encontramos en los siguientes alimentos:

  • Féculas: cereales y sus derivados, tubérculos y legumbres. Elegirlos preferiblemente integrales, ya que aumentan la glucemia más lentamente.
  • Frutas y verduras: 5 raciones al día.
  • Lácteos.
  • Dulces y refrescos. Evitarlos completamente. Aumentan muy rápido la glucemia.
  • Enmascarados en alimentos como: croquetas y otros rebozados, surimi, vinagre de Módena, cerveza… Atención a estos alimentos.

Básicamente se deberá racionar y fraccionar la ingesta de estos alimentos para ir aportando glucosa de forma paulatina y así tener una mayor tolerancia a la glucosa y un mayor control glucémico. Para tener una idea de las raciones adecuadas, en casos de Diabetes tipo 2 en personas mayores de 55 años, es muy práctico utilizar el método del plato.

Cómo elaborar un plato para personas diabéticas

  • La mitad del plato lo llenamos del grupo de las verduras (ya sean crudas o cocidas): ensalada, escalibada, verdura cocida o salteada, al horno…
  • Un cuarto lo llenamos con el grupo de las harinas: pan, pasta, arroz, legumbres, patata…
  • El último cuarto es para alimentos proteicos: carne, pescado o huevos.
  • Utilizamos una cucharada sopera de aceite de oliva virgen (preferiblemente en crudo).
  • Añadimos un vaso de agua (al final del día debemos tomar entre 4 y 6 vasos).
  • A modo de postre fruta o 1 lácteo, en función de cómo tengamos distribuido el resto del día (desayuno, media mañana y merienda). En total debemos procurar tomar al menos 2 frutas y 2 lácteos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *